viernes, 25 de marzo de 2011

La Iglesia Como Institución ...

"Y la iglesia, como institucion no dijo nada, ni antes ni despues? Y los curas complices no fueron disciplinados?" pregunta mi interlocutor Victor, quien como yo es un ciudadano de demasiados países, poca patria y escasa fe. Quisiera desglosar estos interrogantes hasta donde pueda.

El problema esencial de estas preguntas (¡y cuántas veces me las he hecho!) es que suponen un orden de cosas que es fácil desvirtuar con toda malicia y premeditación. Por eso prefiero que no se planteen.

La Iglesia (católica, apostólica y romana) como institución hoy casi ni existe.

En su momento, fue secta judía, religión perseguida y culto imperial. Frente a la vorágine nórdica se constituyó en la memoria cultura de Europa, la base filosófica de las costumbres y leyes sociales de occidente y la esponja de ansias y supersticiones que revoloteaban como mariposas en el Viejo Mundo.

En el último medio milenio se fue convirtiendo lentamente en un museo de las concepciones intuitivas del inconsciente colectivo europeo. Hoy es un club esoterico en cuya cúpula ritual persisten varones octogenarios de supuesta castidad a quienes se les rinde pleitesía, pero se les presta escasa atención.

En 1515 el papa pudo regir el derecho europeo respecto a los nativos de América declarándolos seres humanos, contra toda la corriente codiciosa que proponía calificarlos de jure como bestias. ¿Con qué resultados?

Hoy, las encuestas revelan que, contra toda la predica, el católico bautizado fornica con ahinco, limita la natalidad y obtiene abortos, se divorcia furiosamente, y se declara apasionadamente homosexual en proporciones muy similares al promedio de la población en la mayoría de los países occidentales.

La mítica organización hipnótica cuyo púlpito rige herméticamente la vida social, económica o política de occidente, so pena gravísima de excomunicación, no existe. Y es dudoso que haya existido. Quien proponga su existencia como base de planteos se expone al ridículo y de hecho termina concediéndole al catolicismo una victoria retórica.

Concuerdo que al catolicismo y su estructura eclesiástica se les pueden imputar toda la gama de fechorías humanas colectivas. ¿Y qué? ¿Acaso no se declaran pecadores en cada Misa?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"¿Y qué? ¿Acaso no se declaran pecadores en cada Misa?"

A pesar de su altura disminuida, la iglesia catolica todavia tiene una influencia enorme.

Mientras siga asi, me parece importante contribuir al aumento de la conciencia de sus contradicciones internas, y de los intereses que se benefician de su existencia.

Victor

Cecilieaux dijo...

Dos puntos que son dos:

1. ¿Dónde está la evidencia de la "influencia enorme" de la Iglesia en la actualidad?

2. ¿Cuáles o quiénes son "intereses que se benefician de su existencia"?

Y una de yapa: Lo que decís de la Iglesia, puede decirse de toda institución religiosa ¿no? ¿Por qué no te tirás contra las otras?

Anónimo dijo...

"Y una de yapa: Lo que decís de la Iglesia, puede decirse de toda institución religiosa ¿no? ¿Por qué no te tirás contra las otras?"

Que frases tan elocuentes y sabias. Felicítote Cecilio.
Una pregunta para los dos ( Cecilio y Victor) que es excomunicación? En el contexto de la iglesia católica existe excomunión pero realmente no había oído el otro término, me gustaría aprender y aprehender.

Más abrazos

AJST

Anónimo dijo...

Ah! Ya se, lo tomaron textual del
Ingles!
AJST

Anónimo dijo...

Mi nombre completo esta aquí : AJST son mis iniciales y las pongo y las aceptan en todos los contratos y documentos oficiales aquí y en mi país sin que nunca antes me hayan llamado boluda o pelutuda o me hayan enviado para el mas ....
Te sugiero algo si pones e-mails en volver a volar invitandonos a ver tu blog, debes clarificar no escriban nada; solo lean ...o si escriben algo deben poner su nombre completo y al lado su huella digital sino atenganse a las consecuencias desagradables
Gracias

Alba Judith Sanchez Toscano
PD como pongo mi huella ?